La domótica en la cocina: hacia dónde va el futuro

Si bien la domótica aplica las nuevas tecnologías al control y automatización inteligente de la casa, la cocina es el lugar que más innovación permite y en el que vamos a poder disfrutar más de sus ventajas.

Las conocidas ‘smart kitchen’ ya son una realidad cada vez para más familias. Controlar la cocina de modo remoto ofrece numerosas ventajas. Tanto a nivel funcional para cocinar, para generar ambientes más cálidos en momentos sociales o para maximizar el ahorro energético de los electrodomésticos.

Veamos cómo podemos incorporar la domótica en casa y qué ventajas plantea a nivel de confort para la familia.

En qué consiste una Smart Kitchen

Llevar la domótica a las cocinas permite automatizar los dispositivos más utilizados de la casa. Controlar electrodomésticos, fuegos, ventilación, etc. desde un dispositivo móvil cuando ni siquiera estás en casa facilita notablemente la rutina diaria e incluso reduce el consumo energético y las facturas.

Para ello es necesario, en primer lugar, adquirir electrodomésticos “Net Compatible”. Es decir, que permitan su conexión a un panel de control remoto. Durante su instalación se debe configurar el sistema remoto que permitirá la interacción con ellos a través de internet.

Para una máxima comodidad, podemos sincronizar sus sistemas de control remoto con aplicaciones móviles de domótica y así tener acceso a todas sus funcionalidades desde nuestros teléfonos inteligentes.

Generalmente, los fabricantes de electrodomésticos desarrollan sus propias aplicaciones, cuyos controladores específicos para la marca permiten hacer uso del 100% de su funcionalidad y sacar así su máximo potencial. Es particularmente interesante para el lavavajillas, la vitrocerámica o el frigorífico, permitiendo comprobaciones como la temperatura o el estado de los alimentos.

Domotica en la cocina
Domótica como aliada de la eficiencia energética

La cocina es el espacio de la casa que más gasto genera y la domótica es una gran aliada para controlar y racionalizar el consumo de energía. Al ahorro económico en la factura se suma que con domótica podemos reducir notablemente nuestra huella de carbono. Y esto puede aplicarse tanto al consumo de agua como de energía.

Según informa la Asociación Española de Domótica, con grifos inteligentes podríamos reducir un 25% el gasto de agua. Respecto al consumo de energía, elementos como la vitrocerámica, el frigorífico o el microondas suponen aproximadamente un 30% del consumo que se podría reducir notablemente con estos equipos de control remoto. La posibilidad de controlar su funcionamiento a distancia supone una revolución desde el punto de vista de la sostenibilidad.

La domótica tiene cada vez más peso dentro de las casas. Su instalación es posible en cualquier tipo de vivienda y en la cocina marca un antes y un después en cuanto a funcionalidad y disfrute del espacio.

La incorporación de esta tecnología tiene un impacto social, económico y ambiental. Sus ventajas van mucho más allá del bienestar de la familia y del ahorro económico, ya que a nivel ecológico el usuario puede disminuir el impacto negativo sobre su entorno si disminuye su consumo de energía.

Post by Studio Staff

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *