Reinventando el suelo hidráulico

Hay clásicos que nunca pasan de moda, y el suelo hidráulico es sin duda uno de ellos. Con máximo reconocimiento hasta los 70, muchas familias optaron entonces por cubrir estas baldosas bajo suelos de madera. Hoy vuelven, se reinventan y los arquitectos apuestan por “destaparlas” si dan con ellas en una reforma. 

El suelo hidráulico vuelve a estar en auge dando un toque retro de máxima actualidad a cada casa. Pero veamos qué evolución ha tenido desde su origen y cómo podemos incorporarlo en nuestra vivienda, ya sea de nueva construcción o por reforma. 

Evolución del suelo hidráulico

Originalmente la baldosa hidráulica es de fabricación artesanal. Estaban elaboradas con una pasta que se compone mayoritariamente de cemento, junto a otros materiales como polvo de mármol, pigmentos de color y agua. Comprimidas con prensas hidráulicas, este proceso hacía que cada baldosa fuera única. Estas piezas vistieron casas de estilo modernista y gozan de gran valor económico.

Actualmente, el suelo hidráulico se reinventa evitando el material del cemento, cuya porosidad puede favorecer humedades y filtraciones. Como alternativa surge el suelo hidráulico de gres, con base de arcilla que imita a la perfección el estilo y aspecto desgastado y retro de la baldosa hidráulica tradicional.

Si no se trata de un suelo nuevo, sino de una reforma de suelo hidráulico existente, se puede reducir esa porosidad del cemento aplicando un barniz en la cara visible de la baldosa. Así la protegeremos y evitaremos la aparición de manchas por filtraciones.

Ideas de decoración con mosaicos hidráulicos

La baldosa hidráulica ofrece multitud de combinaciones decorativas. La composición de un espacio compuesto de varias de estas piezas es lo que se conoce como mosaico hidráulico. Sus diseños y moldes ofrecen un sinfín de patrones en los que suelen predominar las figuras geométricas, aunque también se pueden encontrar de estilo árabe o rústico, con composición de flores.

En cuanto a tonalidad, estos suelos admiten desde colores más intensos y transgresores, que aporten color solo a una zona de la estancia, como líneas geométricas más elegantes en blanco y negro. Ante tantas posibilidades, es recomendable su elección siempre teniendo en cuenta el resto de elementos decorativos y buscar la sobriedad del conjunto. 

Inicialmente, la baldosa hidráulica estaba limitada para la decoración de baños y cocina. Hoy en día podemos usarla tanto en interior como exterior, así como en cualquier estancia, como dormitorios, salón, pasillos, etc. Podemos cubrir solo una parte del suelo para lograr el efecto alfombra, o llevar los azulejos a una pared para lograr un espacio más moderno y diferenciado del resto de estancias. Sus posibilidades decorativas son inagotables.

El suelo hidráulico goza de gran protagonismo y es una apuesta segura para la composición y decoración de todos los espacios del hogar. Esta tendencia dota de una mayor calidez al ambiente mientras que se consigue el estilo deseado gracias a la elección de las piezas y patrones. Solo es necesario contar con el asesoramiento adecuado para saber qué elección es la idónea para cada casa, en función de sus necesidades y gustos.

Post by Studio Staff

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *